TicTac Music

Rebecca Black – Friday: Youtube, las risas y el mainstream en el Siglo XXI

rebeccablack

Es probable que en su momento escucharais o vierais el video de Friday, la canción que hizo mundialmente famosa a una cantanta adolescente llamada Rebecca Black. Pero, ¿de dónde surgió, por qué tanto boom? He aquí el asunto. En 2011 la madre de Rebecca Black pagó 4.000$ a una pequeña discográfica llamada ARK Music Factory. La función de ARK  es la siguiente, descubrir nuevos artistas para el mainstream. En realidad se trata de una compañía que vive de lo que le pagan los padres por intentar encumbrar a sus hijos al estrellato del pop. Ya si suena la flauta y el artista tiene éxito, eso que ganan. Pero la idea, hay que reconocerlo, es brillante. Vivimos en la era de las nuevas tecnologías, dónde la música comercial se consume en canciones cortas y pegadizas y youtube y similares son un medio increíblemente rápido y eficiente de extender tu canción. Si consigues visitas en youtube, lo tienes todo hecho a coste cero. El fenómeno viral aplicado a la música. Y Friday lo petó, vaya sí lo hizo.

La canción se hizo mundialmente famosa, pero no por ser especialmente pegadiza, tener un estribillo molón, añadir algo que esté de moda e impactar en el oyente…no. Es mala, muy mala. Y el video es peor. No sabemos si ARK quería hacer algo con criterio o simplemente tiró por el lado cómico para intentar triunfar. Sospecho que es lo primero. Rebecca Black contaba en aquella época con apenas 14 años y nos contaba lo guay que era llegar al viernes, donde podría dejar aparcadas las aburridas clases e irse con sus compañeros de clase a una fiesta, para lo que van a buscarle en coche (recuerdo, 14 años, la edad para conducir en USA son 16). Todo en la canción tiene algo que comentar. La letra es repetitiva y aunque sabemos que no es así, parece hecha por la propia Rebecca o alguien de su edad. Atacando claramente a las necesidades y deseos del target preadolescente El autotune es usado en cantidades industriales para disimular la total carencia de voz de la muchacha y darle un tono más moderno. Y el vídeo, qué decir de semejante joya. El chaval de 13 años que aparece conduciendo un descapotable, las caras de la protagonista en clase, en el viaje, en la fiesta, la amiga rubia con menos movimientos que un portero de futbolín y el hecho de ir sin cinturones en el coche (más seguridad, por favor).

La canción alcanzó rápidamente el éxito internacional, con millones de visitas diarias a la red social de videos. Si logró extenderse fue porque en multitud de foros, blogs y redes sociales se hacía mofa de lo ridículo de la canción y el videoclip, haciendo que la mayoría de comentarios y thumbs fuesen negativos. Rebecca Black sacó algún single más, sin conseguir impactar ni siquiera un poco. Su éxito fue la comicidad de su tema, no había nada más. Lo que asusta es que estuvo a punto de ser considerado algo serio dentro del pop, cuando no era más que 4.000$ gastados en fabricar un producto, como si fuese un repuesto de una troqueladora. Que el mainstream necesita publicidad y por tanto dinero, ha estado siempre claro. Pero que sea tan fácil crear algo tan artificial y que obtenga beneficios, da qué pensar sobre el camino al que nos puede llevar el poder de los videos virales.

About the author /


Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Contacto

Si quieres ser Blogger en music.tictac, ponte en contacto con nosotros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR