TicTac Music

Las 10 mejores canciones del pop con guitarras

Me gustan las guitarras, para qué negarlo. Tiene una parte de simpleza, de necesitar escuchar un ruido de fondo que me acompañe, una especie de ancestro cavernícola que todos llevamos dentro y que a veces aflora con más intensidad. En cuanto se distorsiona el amplificador, esta sensación sale de mí irremediablemente. A menuda se confunde este estilo dentro de varios subgéneros como el power-pop. Mi lista pretende ser más transversal, ya que entiendo que la melodía y el ruido son universales. Esto no es una clasificación de power-pop o de hardcore melódico, simplemente son 10 canciones o más bien 10 grupos referentes en coger una guitarra, distorsionarla y saber incluir una interesante melodía dentro. Una lista para uso y disfrute.

 

Los Planetas – Brigitte

La idea de hacer esta lista surge de Brigitte, incluída en el debut de Los Planetas. Los granadinos son maestros es buscar la combinación perfecta entre pop y distorsión, siendo este tema clave para entender de qué va el asunto. Como si La Buena Vida tuviesen 3 capas de muro de sonido, como si la primavera se llenase de una tormenta perfecta.

 

Weezer – December

Weezer es otro de mis referentes en cuanto a pop. Es clarísimamente un grupo de pop y pocas bandas gustan tanto como ellos a los amantes del hard rock. De todas las canciones de los californianos, seguramente Buddy Holly sea la canción que mejor encaje en esta lista, pero como tiro mucho hacia su álbum Maladroit, December me parece un ejemplo perfecto de tono sesentero y guitarras años 90.

 

Peiremans – Joan Zinen

Gorka Urbizu de Berri Txarrak tiene la música en sus venas. Desde el metal hasta el pop, haciendo escala en los vecinos de arriba, Weezer. Peiremans fue un fichaje realista bastante infructuoso y el nombre de uno de los proyectos del líder de la conocida banda navarra. Auténtico grupo de power-pop, tienen 3 ó 4 temas que podrían estar entre los mejores del género.

 

Teenage Fanclub – Ain’t That Enough

Ay, Teenage Fanclub. Infravalorados hasta la médula, su brit-pop ha quedado solapado por una decena de grupos de su época. Pero hay algo que queda ahí, mientras otros de sus coetáneos envejecen peor, sus canciones siguen ahí. Ain’t That Enough es deliciosa y una pieza con unos aires sesenteros irresistibles.

 

Buzzcocks – Ever Fallen in Love

No nos engañemos, la mitad del punk y el hardcore basa su éxito en hacer de las canciones lo más disfrutables posibles. Ramones eran expertos en esto, pero los míticos Buzzcocks aún más. Ever Fallen in Love debería ser ya un clásico de la música del Siglo XX americana.

 

My Bloody Valentine – Sometimes

Aquí tenemos que descubrir la melodía entre toneladas de ruido. Cuando se acaba de meter toda la distorsión posible, se intenta hacer hueco para algo más. Y entre medias, una canción eterna e increíble. Todo el disco Loveless de 1991 es majestuoso, pero cuando tu oído se acostumbra a Sometimes descubres un universo nuevo.

 

Social Distortion – Story of my Life

Un auténtico grupo de rock’n’roll. A nadie se le ocurriría pensar en Social Distortion como un grupo ñoño o cursi. Y llevan décadas regalándolos canciones y melodías increíbles. Injustamente olvidados en Europa, son uno de las bandas con más fans dentro de los músicos profesionales, por algo será.

 

Pixies – Here Comes Your Man

Vale, he cogido la canción más soft de Pixies, pero es que es auténtico rock americano. Una canción eterna que nunca se olvidará. No representa toda la grandeza de los de Boston, digamos que no es precisamente su carte de presentación. Pero en Here Comes Your Man subyace todo lo que nos han aportado. Siempre he pensado lo que habría pagado Michael Stipe por escribirla él.

Hüsker Dü – I don’t want to know if you are lonely

Realmente uno de los introductores de la combinación ruido y melodía. Sin ellos el rock de los 90 no hubiese sido el mismo y gente como Offspring o Greenday no serían ni la mitad de los que fueron. Los propios Pixies se formaron gracias a un anuncio que buscaba gente que quisiera tocar canciones de Hüsker Dü. De todos sus temas hemos cogido uno de los últimos, de la época multinacional y muy radiable. Pero se podían haber cogido decenas, literalmente.

 

Matthew Sweet – Sick of Myself

Como final de lista no puede faltar Matthew Sweet, auténtico referente en esto. Las palabras no describen la cantidad de melodía y guitarras que se pueden usar en una canción, así que lo mejor es disfrutarla.

 

 

About the author /


Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Contacto

Si quieres ser Blogger en music.tictac, ponte en contacto con nosotros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR