TicTac Music

Discografía de Manic Street Preachers [Everything Must Go – 1996]

everythingmustgo

El 1 de Febrero de 1995 Richey Edwards dejaba el Hotel Embassy en Londres. El 17 de Febrero se encontró su coche cerca del Severn Bridge, el puente que une Bristol con Gales. Según la policía, Richey había vivido varios días en el coche. A partir de ahí, no sabemos más de él. La teoría del suicidio es la más probable y si hacemos caso a la Navaja de Ockham, es lo que ha sucedido. En 2008 fue declarado presuntamente muerto. Esto son los datos fríos. Lo que supuso en realidad, como os podéis imaginar, es el suceso que más ha marcado la historia del grupo. El supuesto suicidio del guitarrista fue un impacto durísimo. Es cierto que venía arrastrando problemas físicos y mentales desde hacía años, pero no hizo que fuese más entendible el final que tuvo.

Con un gran éxito de crítica gracias a The Holy Bible pero sin las ventas necesarias, los Manics se enfrentaron a su cuarto trabajo sin uno de sus miembros, el más importante a nivel lírico. La parte compositiva y musical estaba cubierta sobre todo por Bradfield, pero Nicky Wire se enfrentaba sólo a la tarea de escribir letras con el recuerdo de la falta de uno de los miembros del grupo. Durante 6 meses la banda apenas existió, con la sombra de la desaparición siempre presente, pero se rehizo para editar su 4º trabajo, Everything Must Go. Un título que no deja lugar a dudas. Con el beneplácito de la familia de Richey, los Manic Street Preachers se pusieron manos a la obra y acabaron realizando su álbum más exitoso. 5 de los temas están escritos o co-escritos por el guitarrista desaparecido, así que la impronta y el espíritu sigue presente durante la grabación de Everything Must Go.

A Design For Life 

Es el trabajo más premiado de los Manics y supuso un impacto importante en la música británica. Tras pasar los años más duros del brit-pop, un grupo proveniente de la escena punk irrumpía en las radios y TVs con su mezcla de espíritu rebelde, grandes melodías y una personalidad inmensamente grande. A diferencia de otras bandas de la época, los Manic Street Preachers se mojaban política y socialmente, atrayendo a una nueva masa de fans que veían cómo se podía hacer música y estar comprometido a la vez con la realidad de las personas. Además, miles de personas se empiezan a acercar a ese grupo que les sonaba de fondo, pero que nunca habían acabado de descubrir del todo. A Design For life es ya un himno de la música británica, un perfecto tema que resume todo lo que era el grupo en época: su sonido característico, la potente voz de Bradfield al frente y un peculiar entendimiento de la fusión entre el pop y los sonidos más alternativos.

Australia 

Por otro lado, los detractores empiezan a surgir, criticando el giro hacia el mainstream, creyendo que la banda ha olvidado sus raíces. Es algo casi inherente a todos los grupos que experimentan un cambio en mayor o menor medida. Realmente, reconociendo que sí es un disco más accesible y con menos rabia u oscuridad, parte de la parte importante de la banda sigue ahí: su sonido, su evolución, su ideario político, etc. Sí, desciende la cantidad de proclamas políticas. Sí, salen más en los medios y no se rajan el brazo. Pero son los Manic Sreet Preachers, con o sin Richey. Su legado está ahí y no se olvida, pero no son los chavales que hicieron Generation Terrorists porque han madurado. Pretender que sean siempre iguales no es lógico, observar su evolución y disfrutar con ello es lo mejor que se puede hacer con una banda con semejante talento. A partir de 1996, los Manics se convierten en uno de los grandes grupos británicos, quizá quizá el más importante de los 90 quitando la dupla Blur-Oasis. Y eso es algo que no es fácil de conseguir mientras gritas consignas políticamente incorrectas. Es cierto que disfrazaron parte de su attrezo, de su performance, de su verborrea política, pero va en la madurez. Hay que contar lo mismo desde otro lado. Y están aquí, con todos los focos delante y no se avergüenzan de ello. La típica diatriba comercialidad-posicionamiento político que ya me cansa. ¿Son contradictorios? No. ¿Son incoherentes? No. Para defender ciertas posiciones ideológicas no hay porqué malvivir.

Para finalizar este repaso, diré que es un trabajo sin la oscuridad ni angustia adolescente de los primeros álbumes, con una luz especial que brilla. Quiero creer que la presencia de Richey está ahí, en esa luminosidad del álbum, esa especie de melancolía alegre, si se entiende la expresión. Escuchando Everything Must Go soy más optimista, tengo más ganas de hacer cosas, soy más activo. Puede ser que los 3 componentes del grupo se rebelasen contra el final de su compañero y decidiesen sacar lo mejor de ellos hacia fuera. Muchos premios brit y demás, pero el regalo que le hicieron a Richey quedó en esa consigna: todo debe continuar. Estamos sin ti pero tiraremos hasta el final.
Por cierto, la mejor canción del disco la dejaron para el final:

No Surface All Feeling 

About the author /


Post your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Contacto

Si quieres ser Blogger en music.tictac, ponte en contacto con nosotros!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR